Implantar una solución sin riesgo de errores

Finalizar la implantación de una solución o sistema no significa que esté acabado su desarrollo. Para realizar una implantación con éxito hay que cuidar detalladamente el antes, el durante y el después de que los desarrollos se hayan llevado a cabo. De esta forma se evitarán situaciones por todos conocidas en las que la solución implantada no acaba de atender las necesidades del negocio o la usabilidad de la misma no se adapta a los usuarios. Sobre cómo llevar a cabo una efectiva implantación, dan pautas en uno de los últimos post del blog corporativo de On Soluciones.

El planteamiento del post pasa por espeficicar los elementos a estudiar en las tres fases significativos de un proyecto a la hora de implantar una solución: antes, durante y después. En la fase previa, hay que analizar las especificaciones funcionales de la solución o sistema y su usabilidad. Duranta la implantación, se aconseja hacer de la implantación un proyecto agile (con una fuete implicación de los usuarios) y trabajar con una “oficina de proyecto” para la efectiva coordinación del mismo. Una vez realizada la implantación será el tiempo de formar más allá de las instrucciones del nuevo sistema y realizar un acompañamiento post implantación.

En el párrafo inferior se puede leer un extracto del artículo, en concreto, una parte relativa al análisis de las especificaciones funcionales en la fase previa de la implantación:

El equipo de desarrollo necesita entender un negocio exigente y cambiante. Necesita que el usuario manifieste su necesidad que no siempre es clara y concisa. Dichas necesidades han de ser traducidas en procesos claros que el usuario no siempre es capaz de escribir, por falta de tiempo, conocimiento o metodología. Además, las especificaciones y necesidades deben plantear un reto hacia una verdadera transformación digital de las operaciones: cómo replantear procesos de negocio para evitar manualidades. Cómo automatizar. Cómo poner el cliente en medio de todas las transacciones. Cada hora invertida en una correcta especificación son 10 horas que ahorraremos en correcciones a desarrollos o fallos en pruebas de aceptación“.

(El post completo se puede leer aquí).