Algunos apuntes sobre marcas sobre ruedas, en busca de eventos itinerante

Bajo este título (Marcas sobre ruedas, en pos de eventos itinerantes), escribe Francisco Vegas, director de cuenta en Salesland,Bajo este título (Marcas sobre ruedas, en pos de eventos itinerantes), escribe Francisco Vegas, director de cuenta en Salesland, ahondando en la necesidad de las marcas de incrementar sus ventas utilizando todos los canales a su disposición, y saliendo a mostrar su oferta organizando eventos itinerantes.

En la actualidad, lo omnicanal, manda. No es ninguna novedad afirmar que los hábitos de consumo están en constante evolución y, en este sentido, apostar por una estrategia comercial que involucre el máximo de canales de venta posibles es la apuesta acertada.

Así, las marcas no pueden quedarse afincadas solo en el mundo online y en la tienda física, tienen que “rodar”. El roadshow, o evento itinerante, es desde hace un tiempo un gran aliado de las compañías que han decidido dar el paso de ir al cliente, en lugar de esperar a que el cliente vaya a ellas. En este sentido, podemos hablar de las ventajas competitivas y diferenciales que aporta el roadshows al mundo del marketing.

1. Cercanía: no hay nada más beneficioso que lograr que el consumidor te perciba como una marca amigable. Los roadshows permiten ese contacto directo con el cliente para conocer sus necesidades y mostrarle de forma personalizada lo que tus productos o servicios pueden hacer por él, generando una experiencia presencial para el cliente, inmediata y global que permite adaptar de manera más sencilla sus necesidades al producto, con la colaboración del promotor o promotora que permitirá resolver cuantas preguntas requieran los diversos perfiles que nos encontraremos.

2. Estabilidad: los eventos itinerantes permiten establecer diferentes estrategias por parte de la compañía en función de zonas a visitar, periodo del año, perfil del cliente objetivo al que quiero llegar, ubicación,… Todo de manera ágil, sencilla y muy eficaz.

3. Imagen de marca: los roadshows son divertidos, innovadores y generan una visibilidad de marca que el cliente final percibe como cercana, ágil y sencilla a la hora de la recibir la información y realizar la contratación. Forma parte del escenario de grandes y pequeñas superficies a las cuales acuden de manera habitual los clientes que buscamos. Además, hacer eventos con sorteos o entrega de regalos inesperados será un plus añadido despertar en ellos una amplia sonrisa y mejorar su experiencia.

4. Valor añadido: esta tipología de canal se ha convertido en una oportunidad idónea para exponer tus productos o servicios, pero también para mostrar tu expertise y aquello que te diferencia de la competencia. Esto permite, incluir pequeñas charlas sobre las últimas tendencias del sector a través de las cuales se mostrará a los asistentes que tu compañía es experta en aquello que comercializa.

5. Omnicanalidad: si empezábamos este artículo hablando de la importancia de la omnicanalidad, no podríamos cerrarlo sin reflexionar sobre cómo los roadshows aportan una alta dosis de valor a tu estrategia de ventas. Como su propio nombre indica, son eventos, y como tal ofrecen un amplio abanico de posibilidades de ubicación y estructura. ¿Una sala en un museo? ¿Un autobús? ¿La azotea de un edificio? La gran versatilidad que ofrecen estas acciones te permite innovar tanto en los espacios como en los formatos, y combinar recursos físicos con recursos digitales y telemáticos, ofreciendo una verdadera experiencia omnicanal.

En resumen podemos asegurar que el Roadshow es el canal con más opciones de futuro dentro del presente comercial que vivimos cada día.

(Francisco Vegas, Director de Cuenta en Salesland).