Más del 50% de los datos de las aseguradoras españolas las optimiza DEYDE

"En todos los procesos de Inteligencia de clientes, la Calidad de Datos se convierte en una tarea crítica. DEYDE se ha convertido en un gran aliado para automatizar tareas de depuración y liberar tiempo y recursos para la transformación de datos en conocimiento útil de negocio”, señala Luis Martínez, director general de la compañía.

 

Las empresas aseguradoras fueron pioneras en España en el uso de sistemas de calidad de datos enfocados a la mejora de la información disponible de sus clientes: nombres, direcciones postales, números de teléfono y, más recientemente, direcciones de correo electrónico. El motivo es que encontraron en este tipo de sistemas la solución para una gran cantidad de tareas cotidianas más o menos complejas y vieron disminuidos los costes necesarios para llevarlas a cabo.

 

Inicialmente estos sistemas tenían como misión principal disminuir el número de devoluciones en los envíos postales. Para ello utilizaban sistemas de estandarización y corrección de las direcciones postales, junto con herramientas que normalizaban el nombre de los clientes, para personalizar la comunicación. Con esta labor no sólo conseguían disminuir las devoluciones, sino que además se mejoraba la imagen de la compañía de cara al cliente.

 

En paralelo, otra necesidad con la que se encontraban las compañías aseguradoras era la de localizar los clientes o potenciales clientes registrados más de una vez en sus diferentes fuentes de información. Era habitual realizar un mismo envío postal  varias veces a un mismo cliente; o tratar de hacer cliente a alguien que ya lo era; o no tener diferenciados a aquellos clientes más rentables, con varias pólizas contratadas, de aquellos otros que disponían de un único producto. La obtención de la visión única del cliente se convirtió en fundamental y fue una realidad de la mano de sistemas de localización de duplicados.

 

Con el desarrollo del telemarketing se detectó la necesidad de disponer de sistemas de normalización de números de teléfono que permitiesen diferenciar los que son correctos de los que no y facilitar los procesos de marcación automática. Y con el uso del email marketing se hizo necesaria igualmente la validación de las direcciones de correo electrónico.

 

Por su parte, el desarrollo de los  sistemas de información geográfica (GIS), abrió un nuevo abanico de posibilidades a las entidades aseguradoras: la representación geográfica de clientes, potenciales, mediadores, agentes, talleres, oficinas propias, oficinas de la competencia, siniestros y un largo etcétera, permitía realizar una cantidad ingente de análisis que dotan a la compañía de información crítica para la toma de decisiones. Y todo ello pasa previamente por disponer de un sistema capaz de asignar a cada uno de estos elementos su coordenada geográfica a partir de la dirección postal.

 

Todas estas necesidades siguen necesitando ser cubiertas en la actualidad, si bien es cierto que algunas han ganado peso frente a otras. Hoy en día los sistemas de calidad de datos se han convertido en una pieza básica como proceso previo para obtener mejores resultados en proyectos de BI, de GIS, de Big Data, etc.