Nube pública, privada, o híbrida, ¿cuál de ellas elegir?

Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

Nube pública, privada, o híbrida, ¿es la seguridad la diferencia principal entre las tres opciones?, ¿para que casos recomendaría cada una de ellas?


"La seguridad es un factor diferenciador entre el cloud público, privado e híbrido, pero no porque un tipo de solución sea más segura que otra, sino porque las responsabilidades y medidas a tomar para protegernos son diferentes.
 

En el cloud público buena parte de la seguridad de nuestro sistema depende de un tercero, que debe implementar por ejemplo mecanismos de aislamiento (por ejemplo, para entornos multitenancy) o políticas de gestión de usuarios (por ejemplo, para garantizar la revocación de permisos instantánea en caso de ser solicitada por una persona de nuestra organización). En este caso, deberemos además protegernos desde el punto de vista legal y hacer las comprobaciones oportunas para asegurarnos de que los proveedores seleccionados implementan y cumplen con las medidas de seguridad acordadas.

 

En el cloud privado somos nosotros los que tenemos absoluto control de los sistemas, siendo por tanto los responsables de aislar posibles incidencias (por ejemplo, a través de virtualización) o recuperarnos ante desastres (por ejemplo, mediante copias de seguridad de parte o toda nuestra nube).

 

Por último, el cloud híbrido requiere de esfuerzos por ambas partes, siendo necesario además poner especial énfasis en la seguridad de las redes de comunicación que unen las nubes públicas y privadas (por ejemplo, mediante sistemas de encriptación).

 
No existen recetas mágicas que permitan decidir de manera categórica qué tipo de cloud es el más adecuado para cada organización, pero sí criterios de decisión que deben ser tenidos en cuenta y pueden decantar la balanza en un sentido u otro. Así por ejemplo, influyen parámetros como la estrategia de sourcing de la organización (más o menos propensa a depender de terceros), la disponibilidad de infraestructura propia (no es lo mismo tener un CPD propio donde poder implantar un cloud privado que pensar en realizar la inversión necesaria para ello), o el nivel de utilización previsto (muchas soluciones de cloud público tienen un esquema de pricing asociado a número de usuarios, consumo de recursos, etc. que las hacen recomendables para un uso acotado).

 

En cualquier caso, nuestra recomendación para abordar la adopción de soluciones basadas en cloud público, privado o híbrido, es la de empezar por aplicaciones no críticas o de reducido impacto, apoyándose en proveedores de servicios y productos sólidos y con conocimiento específico en este área".

(Alberto Otero, director en el área de Tecnología de everis).
 

"La diferencia nunca debería ser la mayor o menor seguridad, sino el que sea un servicio más o menos industrializado. En lo que a la terminología se refiere, pueden surgir diferentes interpretaciones; hay gente que cataloga a las nubes privadas como propias de las empresas y las públicas a aquellas de proveedores de servicios que sirven a cualquier empresa o particular; por tanto las híbridas son una mezcla entre servicios públicos y los servicios corporativos de la empresa en cuestión.


En el entorno cloud de contact center yo redefiniría esta terminología y, por simplificar la explicación, la acompañaría de la siguiente recomendación: nube pública (servicios industrializados) se suele demandar en aquellos casos donde la oferta funcional de serie proporcionada por el servicio encaja con los requerimientos de las empresas cliente. La nube privada por el contrario, ofrece servicios de personalización avanzados, muy específicos para cada cliente".

(Jorge Hurtado, Territory Manager Iberia de Interactive Intelligence).

 

"Nuestra recomendación es elegir, más allá  de un tipo de nube concreta, la solución de IT que mejor se adapte a cada negocio. Las empresas tienen necesidades distintas y, por ello, es fundamental contar con el asesoramiento y experiencia de un proveedor que ofrezca soluciones flexibles y avanzadas tecnológicamente que se puedan adaptar a estos requerimientos y que, si es necesario, contemplen las distintas opciones de cloud en el servicio que requiere el cliente.

Con esas premisas, hemos desarrollado cloudbuilder, un servicio tan configurable que permite desarrollar distintos niveles de aislamiento, combinando los niveles de servicio, escalabilidad y flexibilidad propios de la nube pública y los distintos niveles de aislamiento de hardware que proporcionan las soluciones privadas. De este modo, las empresas no tienen que preguntarse qué nube elegir para su negocio, sino sencillamente aprovechar las ventajas del cloud y la tecnología como servicio para acelerar y multiplicar el grado de aprovechamiento de las tecnología en su negocio".

(Nieves Franco. Directora Comercial de arsys).

Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page