Controlar el ruido en esas oficinas abiertas repletas de contaminación acústica

Un estudio sobre la contaminación acústica en las oficinas abiertas realizado por Plantronics revela que, si bien estos espacios de trabajo están diseñados para aumentar los niveles de colaboración entre los empleados, el ruido y las distracciones en estos entornos profesionales están alcanzando cotas epidémicas.

Según este análisis, llevado a cabo en colaboración con Oxford Economics, las condiciones de los trabajadores en este tipo de oficinas abiertas han empeorado considerablemente desde 2015, cuando la investigación se llevó a cabo por primera vez.

Para la edición de 2018, Oxford Economics entrevistó a 500 altos ejecutivos y empleados no directivos de numerosos sectores y áreas funcionales. La encuesta se ha realizado en diez países de cuatro continentes e incluye entrevistas exhaustivas con ejecutivos que están adoptando medidas para abordar estos retos de productividad y colaboración empresarial en sus espacios de oficinas abiertas.

Plantronics encargó el estudio para comprender mejor cómo contribuir a crear entornos en los que los empleados puedan progresar. “Los resultados de este año no dejan lugar a dudas: los espacios de oficina abiertos pueden permitir un ahorro general de costes, pero repercuten negativamente en nuestra productividad y bienestar“, comentó Jennifer Adams, responsable de Enterprise Solutions Marketing. Y añade: “Con casi 60 años de experiencia en el terreno de la acústica, somos conscientes de la importancia de crear un espacio de trabajo sin ruido ni distracciones y en el que los empleados se sientan motivados, porque esto mejora su bienestar y les inspira para esforzarse al máximo en su trabajo. Por eso, trabajamos para desarrollar un amplio abanico de soluciones de cara a abordar estos desafíos: desde los auriculares con cancelación del ruido hasta nuestra solución Habitat Soundscaping“.

Las condiciones de los entornos de oficina abiertas se deterioran considerablemente

Según el estudio, la mayoría de los directivos y empleados declara estar expuesto al ruido de forma casi constante en sus lugares de trabajo, y un elevado número subraya la ausencia de espacios tranquilos donde poder concentrarse o celebrar reuniones. Las condiciones son mucho peores ahora de lo que lo eran hace tres años y, sin embargo, los directivos siguen sin abordar el problema:

•Solo un 1% de los empleados (frente a un 20% en 2015) afirma ser capaz de abstraerse de las distracciones y concentrarse sin tener que efectuar desplazamientos adicionales en la oficina.
•El 54% de los directivos considera que sus empleados disponen de las herramientas que necesitan para paliar el ruido y las distracciones en la oficina, pero solo el 29% de los trabajadores encuestados está de acuerdo (frente a un 41% en 2015).

En consecuencia, los empleados están tomando las riendas de la situación y, para ello, desconectan de lo que sucede a su alrededor o se alejan de su puesto para poder realizar su trabajo:

•El 75% de los empleados expresa la necesidad de dar paseos fuera de esas oficinas abiertas para concentrarse y el 32% utiliza auriculares para aislarse de las distracciones.
•Las personas que trabajan en los entornos más ruidosos tienen mayores probabilidades de declarar que podrían abandonar su puesto en los próximos seis meses.

Bienestar, productividad y rentabilidad financiera

Las conclusiones del estudio sugieren que el ruido y las distracciones repercuten en el bienestar, en la productividad e incluso en la rentabilidad financiera y, sin embargo, los directivos no están adoptando las medidas suficientes para abordar el problema:

•El 63% de los empleados declara no disponer de espacios tranquilos para trabajar concentrados, lo que afecta negativamente a su productividad, satisfacción y bienestar.
•El 96% de los directivos considera que la productividad es fundamental para la rentabilidad financiera; aun así, únicamente el 40% entiende la relación entre ruido, distracción y productividad.
•Solo un 6% de los directivos afirma haber equipado sus oficinas con soluciones para atenuar el ruido.

Millennials

Según el estudio, los millennials —es decir, aquellos que tienen entre 22 y 36 años— están más acostumbrados a las oficinas abiertas que sus compañeros de más edad, probablemente porque empezaron su andadura profesional en entornos de este tipo. A pesar de ello, son los primeros en reconocer los problemas derivados de estos ambientes y suelen lidiar con los retos que plantean de forma diferente a sus compañeros más mayores. En este sentido, los empleados millennials:

•Tienen muchas menos probabilidades de afirmar que un entorno laboral ruidoso les resulta estimulante (9% frente al 30% de sus compañeros más mayores).
•Su grado de satisfacción con la distribución de su oficina es inferior al de los empleados de mayor edad (38% de los millennials frente al 48% de los demás).
•Son más proclives a declarar que su empresa debería abordar el exceso de ruido, distracciones e información (89% frente al 75% de los compañeros de más edad).
•Son más propensos a salir a pasear fuera de la oficina para concentrarse (84% frente al 63% de los empleados de más edad) y tienen menos probabilidades de usar una sala de descanso o un espacio tranquilo.

Las firmas más rentables tienen la receta adecua
da

En términos de empresas, la encuesta muestra una correlación entre el crecimiento de los ingresos de las compañías y cómo enfocan estas sus entornos laborales. Más del 75% de las firmas con mejores resultados —es decir, que registran un crecimiento de los ingresos superior al 10% y una menor rotación— declara que el diseño de las oficinas y la atenuación del ruido son importantes para la rentabilidad financiera y abordan de forma proactiva la epidemia del ruido en sus oficinas. En este sentido, este tipo de empresas suelen presentar estas características:

•Tienen más probabilidades de proporcionar a los trabajadores herramientas para neutralizar el ruido y espacios tranquilos para que puedan concentrarse.
•Son menos proclives a afirmar que algunos empleados consideran que un ambiente ruidoso es estimulante (28% frente al 50% de las demás).