El poder para transformar las organizaciones está en manos de los empleados

El capital humano, los empleados de una organización son su principal activo, en ellos radica el poder para acometer cualquier tipo de transformación ya sea digital o cultural, o ambas, ya que una no se da sin la otra. Sobre la necesidad de empoderar a los empleados y cuidarles como se merecen es sobre lo que va uno de los últimos posts del blog de Atento, cuyo autor es Carlos Arconada, director de Negocio Telefónica en la compañía.

La propia experiencia profesional del autor del artículo le sirve para destacar la importancia de la comunicación, la motivación y el atender desde las empresas a las demandas de los empleados, a cuidar su desempeño. Porque además, pensando egoístamente, todo ello repercutirá positivamente en los resultados de la compañía.

Tampoco se puede olvidar que muchos de los empleados de las organizaciones son quienes están en contacto directos con los clientes, y por tanto son quienes los conocen mejor y entienden sus  necesidades reales.

Para Carlos Arconada, «el capital humano es el factor diferencial de cualquier empresa. Formar, informar, confiar y agradecer, son enseñanzas que he ido adquiriendo a lo largo de mi trayectoria, y que, no por sencillas, dejan de ser importantes. Es mucho más que construir un buen lugar al que ir a trabajar, es crear entre todos un espacio en el que ofrecer lo mejor de nosotros mismos«.

(El artículo completo se puede leer aquí).