Reinvención laboral forzada en la mayoría de los sectores por el uso de robots

En la jornada "Yo Robot: Puestos que van a desaparecer", se ha abordado cómo la incorporación de robots van a convertir en obsoletos incluso trabajos cualificados y la necesidad de la reinvención laboral.
Tweet about this on Twitter1Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page

En la jornada "Yo Robot: Puestos que van a desaparecer", se ha abordado cómo la incorporación de robots van a convertir en obsoletos incluso trabajos cualificados y la necesidad de la reinvención laboral.En la jornada “Yo Robot: Puestos que van a desaparecer”, se ha abordado cómo la incorporación de robots van a convertir en obsoletos incluso trabajos cualificados y la necesidad de la reinvención laboral para la convivencia en entre robots y humanos en el entorno laboral. El encuentro fue organizado recientemente por el Instituto de la Economía Digital de ESIC Business & Marketing School.

Expertos profesionales del sector han analizado cómo la automatización, la robótica o la inteligencia artificial van a influir en la evolución de las nuevas profesiones y cómo van a impactar en el futuro laboral, tal y como lo conocemos hoy en día.

El evento ha sido inaugurado por Pilar Llácer, directora del Senior Management Program in Digital Talent e Independent Human Resources Advisor, PhD Business Ethics, Corporate Social Responsibility (RSC) de ICEMD, quien ha dado paso a Carmen García, directora de Soluciones Cognitivas para Banca y Seguros para el Sur de Europa -España, Portugal, Grecia e Israel- en IBM; Aitor Larrabe, director de Talento de Ferrovial; a Mª Luz Rodriguez, profesora titular de Derecho del Trabajo en la UCLM y presidenta del Consejo Consultivo de Sagardo y Abogados y a Javier Sirvent, technology evangelist, quienes han destacado la importancia de la formación, la reinvención y la actitud permanente de aprendizaje para que los trabajadores –sin importar su cualificación- tengan las mismas oportunidades para integrarse en un entorno laboral marcado por la automatización, la llegada de los robots y la Inteligencia Artificial.

Durante la jornada se fueron dando paso a cuatro ponencias en las que se trataron aspectos relevantes como qué pueden hacer las personas que las máquinas nunca podrán hacer, la necesidad de la formación constante, o la aceptación de que un concepto como “un trabajo para toda la vida” es ya algo del pasado.

Carmen García centró su discurso en los Principios para la Era Cognitiva. Según señala, “la inteligencia artificial, va a tocar todas las facetas de nuestra vida, con el potencial de transformarlas radicalmente a mejor. La llegada de la IA a todos los segmentos de una sociedad requiere de la creación de un código ético que la regule. Para IBM las claves de ese código ético se resumen en tres pautas: el propósito, que ha de ser ayudar al ser humano, no sustituirle. La transparencia en todo lo concerniente a los datos de las personas, quién los tiene, quién los usa; para qué los usa. Y las capacidades, hay puestos que van a desaparecer, hay personas cuya capacitación es mejorable y van a tener que mejorar para poder integrarse sin dificultades a los nuevos puestos que la tecnología va a crear y que aún no existen. Hay que cerrar la brecha de formación que se va a generar por la destrucción de viejos puestos de trabajo y la creación de otros nuevos”.

Aitor Larrabe destacó que “ya hay nuevas tecnologías que impactan a diario en la vida personal y laboral de las personas. La inteligencia artificial cuando surge apenas sí era usada por un pequeño grupo de personas, pero ahora ya se integra en todo. La tecnología, se ha convertido así en un facilitador de la mejora de las habilidades de las personas y las dota de capacidades aumentadas”.

Por su parte Mª Luz Rodríguez, señaló: “Nos es imposible saber cuántos puestos de trabajo se van a destruir, ni cuantos puestos de trabajo se van a crear, pero hemos de tener presente que –incluso entre algunas de las tareas de los trabajos cualificados- es posible automatizar procesos y la tecnología se impondrá y todo lo que pueda ser automatizable, se automatizará. En España el 55% de los puestos ya se podrían automatizar con la tecnología existente. Ante esa realidad hemos de considerar dos certezas, hay puestos que van a desaparecer y hay puestos que van a ser el resultado de las nuevas tecnologías y para los que se va a requerir una cualificación técnica. Esto es algo que va a cobrar una especial importancia en nuestro país donde el 40% de la fuerza de trabajo tiene una formación básica”.

Por último, Javier Sirvent compartió con los asistentes su visión sobre cómo las nuevas tecnologías van a obligar a las personas a desarrollar nuevas habilidades. “Las personas deberán desarrollar nuevas habilidades, re-aprender y volver a formarse de nuevo. También deberán aprender a vivir en la incertidumbre, y acostumbrarse a cambiar al menos 16 veces de trabajo durante el tiempo de su vida laboral. Las leyes de la robótica han cambiado, ahora podrían resumirse en que cualquier trabajo que sea peligroso, o aburrido, lo va a hacer una máquina. La tecnología es el medio, pero el fin son las personas, es preciso encontrar qué nos distingue de las máquinas, aquello que nunca podrán hacer para encontrar en ello la fórmula de nuestra reinvención”, comentó Sirvent.

Tras las ponencias y durante el tiempo de debate se atendieron a las preguntas de los asistentes y se abordaron temas tan relevantes como de quién aprenden las máquinas y la importancia de la reinvención, la creatividad y la formación para adaptarse a la nueva realidad laboral que la tecnología hace posible.

Tweet about this on Twitter1Share on LinkedIn0Email this to someonePrint this page