La visión de Transcom ante los asistentes virtuales como los nuevos clientes

Antonio Aparicio, de Transcom, escribe este artículo sobre los asistentes virtuales como los nuevos clientes a los que habrá que atender.

Antonio Aparicio, de Transcom, escribe este artículo sobre los asistentes virtuales como los nuevos clientes a los que habrá que atender.Entre los muchos cambios que la transformación digital está introduciendo en nuestras costumbres hay que señalar a los asistentes virtuales que en breve se generalizarán como esos nuevos clientes que llaman a las empresas para solicitar servicios para sus dueños. Siri, Alexa, Google Assistant o los asistentes virtuales desarrollados por fabricantes de dispositivos móviles como Samsung serán los nuevos clientes a los que habrá que atender en los centros de contacto. Sobre esta nueva realidad que se avecina escribe en el último post del blog corporativo de Transcom (Despejando la X), Antonio Aparicio, Head of PMO, Transformation & Consulting en Transcom España & Portugal.

En este artículo, su autor señala el reto que supone que los centros de contacto estén preparados para poder atender a estos nuevos clientes. Reconoce que conocer los algoritmos empleados por dichos asistentes será fundamental para dar la respuesta más adecuada que permita que la información transmitida al cliente final sea la que se desea. Asimismo apunta que tampoco se puede olvidar de mantener, como actualmente, el conocimiento que se tiene sobre ese cliente final para quien trabaja el asistente virtual, porque en función de cómo sea el cliente (por ejemplo, propenso o no al cambio,…) el asistente se comportará de una manera u otra.

En este futuro cercano, no bastará con dar un buen servicio al Cliente, sino que el resto de elementos como el precio, la calidad o las funcionalidades serán analizados por los Asistentes y comparados con la competencia de forma continua. Hasta ahora, si un Cliente estaba satisfecho con un producto o servicio no se planteaba un cambio, fundamentalmente por el tiempo que hay que invertir en buscar alternativas, analizarlas, cursar la baja (si es necesario) y contratar el nuevo producto/servicio. Una de las tareas del Asistente Virtual será precisamente hacer todo esto y dispondrá de tiempo para poder analizar todos y cada uno de los productos/servicios que consume el Cliente final y compararlos con los ofertados por la competencia“.

El artículo completo se puede leer aquí.