Conquistar el futuro sabiendo cómo manejarnos en la era de la incertidumbre

Conquistar el futuro sabiendo cómo manejarnos en la era de la incertidumbre.Antonio Diaz, CEO de E-voluciona & Innovation, compañía adscrita a la Asociación CEX, analiza en este artículo las posibilidades que ofrecen tecnologías como el big data o la inteligencia artificial para el futuro, en la era de la incertidumbre en la que vivimos.

«¿Alguien recuerda cómo era buscar algo en una enciclopedia? Hace apenas dos décadas los smartphones eran el lujo de unos pocos y el big data casi una ciencia oculta. Pero, en un cortísimo periodo de tiempo, estas tecnologías son parte de nuestro ADN. Hemos innovado tanto en los último 100 años como en los anteriores 100.000 y, en la próxima década, innovaremos tanto como en el anterior siglo. Entramos en una era de transformación constante y absoluta.

De toda la información que hay en Internet las empresas solo analizan el 0,5 % y en los dos últimos años, se han generado más datos que en toda la historia de la humanidad. Por otro lado, en apenas 48 horas somos capaces de generar la misma cantidad de datos que en los últimos 2.000 años. Un volumen de información brutal que solo adquiere sentido gracias al Big Data. Es la era de la incertidumbre, sí, pero entendida como una oportunidad. ¿Debemos entonces temer esta transformación o, al contrario, ver en ella un desafío lleno de posibilidades?

Nosotros lo tenemos claro, las empresas que sobrevivan serán las más flexibles. Las que entiendan que la tecnología, la luz del big data y la inteligencia artificial, son un estímulo necesario para conquistar el futuro. Este es el único camino.

Big data e inteligencia artificial son claves en el cambio que vivimos hoy en día. Hablamos del presente. De nuestro tiempo, actual e inmediato, en el que la interacción hombre y máquina es constante. Pero, ¿cuál será nuestro papel? ¿Lo harán todo robots?

Cuando repasamos la historia de las grandes empresas… pensemos en Apple, Amazon o Tesla… nos damos cuenta de que, al frente de ellas, siempre hay gente extraordinariamente inteligente y visionaria. Cualquier transformación tecnológica de la humanidad trae nuevos desafíos. Para afrontarlos, el big data y la inteligencia artificial tienen que formar parte de la cultura de la empresa, de su ADN. Está en nuestras manos lograr que este viaje sea estimulante. Porque si somos diferentes de todo lo que hay en este mundo es gracias a una herramienta única: la inteligencia artificial.

Es un cambio para el que no hay que mirar al futuro. Se está produciendo aquí y ahora. Nuestro coche ya frena solo ante un posible accidente y en los hospitales los diagnósticos son más certeros gracias al big data. Estamos hablando de salud, de movilidad, de seguridad. ¿Acaso hay algo más importante? Nuestras ciudades y vidas se están transformando a una velocidad de vértigo y yo quiero estar ahí.

Lo que está por venir es más fascinante aún que lo que ya vivimos. Imaginemos máquinas que toman conciencia, humanos con capacidades aumentadas, el transhumanismo… Parece ciencia ficción, pero lo que hace unos años era imposible, es hoy una realidad.

El universo de posibilidades es infinito. Y no hay combinación más potente que la de personas y máquinas trabajando juntas por un fin común. No perdemos nada por descubrir nuevos mundos. Solo podemos ganar. Y las generaciones futuras no van a esperar. El Big Data y la Inteligencia Artificial nos dan luz allí donde lo necesitamos. Los límites los marcamos nosotros.

Pero, ¿y si hablamos de consumo? En los últimos meses hemos sido testigos de grandes cambios en los hábitos de consumo de los clientes. Esta nueva y gran demanda ha provocado que las empresas adquieran nuevas soluciones para mejorar sus procesos y responder a sus necesidades. Debido a la crisis producida por la pandemia, el comercio electrónico y los centros de distribución han sido las únicas vías de suministro para las personas. En ese sentido, las empresas se enfrentan a la exigencia de entregas rápidas y la reducción de los costos para el cliente. Las demandas de los consumidores crecen de forma sostenida. Y para que no se transforme en un problema logístico, es fundamental contar con soluciones tecnológicas que den eficiencia y solucionen, por ejemplo, la escasez de mano de obra. Hoy, la mayoría de los robots de un almacén requieren la participación humana a través de una interfaz de pantalla. Sin embargo, en los últimos meses ha tomado fuerza la interacción por voz. Hoy en día, las empresas logísticas deben atreverse a invertir sin pensar en un retorno en el corto plazo. Las tecnologías permiten posicionarse mejor en un mercado cada vez más competitivo y exigente, con mayor visibilidad del inventario y un análisis más predictivo de la demanda. Hay que pensar en cómo ganar la confianza del cliente, cómo ofrecer mejores experiencias e impactos significativos en la sociedad.

Medicina predictiva; consumo eficiente, interacción por voz, vehículos eléctricos, conectados y compartidos; coches autónomos; las ventajas del 5G… el valor de la inteligencia artificial y el big data ya ha quedado demostrado. Ahora solo queda unirse a una transformación imparable para conquistar un futuro que se intuye fascinante. ¡Bienvenidos a la era de la incertidumbre!»

(Antonio Diaz, CEO de E-voluciona & Innovation)