La compañía ICCS personaliza la tecnología para las particularidades de cada cliente

Continuando con la estrategia para cimentar el crecimiento continuado que está teniendo en los últimos años, la empresa malagueña de Contact Center ICCS, especializada en televenta, desarrollo de procesos de negocio y atención telefónica, da un paso más en su enfoque hacia el cliente, y personaliza la tecnología a usar en función de las características e intereses del cliente concreto. ICCS personaliza la tecnología para las particularidades de cada cliente.

Bajo esta perspectiva en la qe personaliza la tecnología a usar en cada caso, ICCS ha decidido incorporar la solución de GoContact en uno de los servicios gestionados, concretamente el servicio de atención al cliente de una utility, con el fin de mejorar los resultados para el cliente, aplicando a su servicio una solución tecnológica más adecuada a sus necesidades actuales concretas. “Por un lado, las necesidades de los clientes cambian constantemente y, por otro, no todas las soluciones tecnológicas tienen una misma evolución ni en la rapidez con la que lo hacen ni en las prestaciones que ofrecen. Casar ambas partes de la manera más eficiente es algo que nosotros en ICCS consideramos fundamental, para optimizar los resultados de cada servicio”, señala Roberto Robles, director de tecnología y sistemas de ICCS.

Tras un análisis completo de las soluciones existentes en el mercado, la ofrecida por GoContact era la que mejor se adaptaba a las necesidades que el cliente tiene para ese servicio concreto, dotándolo de una mayor capacidad operativa, aportando multicanalidad, y un mayor control y visualización a la operativa diaria.

«En ICCS pensamos que en un entorno tan competitivo como el actual, usar las mismas soluciones tecnológicas para la operativa de todos los clientes, es una filosofía muy alejada de lo que nosotros entendemos que debe ser un enfoque cliente. Aunque sería mucho más cómodo para nosotros y nos daría menos trabajo aplicar a los clientes una estandarización tecnológica, consideramos que hacerlo podría limitar el potencial de algunos servicios y, por tanto, los posibles resultados para el cliente y eso no cuadra con la cultura ICCS”, continúa Roberto Robles.

El proyecto de implementación se ha ejecutado de forma rápida y ya se encuentra funcionando a pleno rendimiento. En función de la evolución de las necesidades del cliente y de los resultados obtenidos en un entorno real con la utilización de la solución elegida, se valorarán las posibles ampliaciones o adecuaciones a otros servicios.