Iris Global acaba de renovar sus certificaciones ISO de calidad y medio ambiente

La plataforma de asistencia integral Iris Global ha renovado su certificación ISO 9001, que acredita su apuesta por la calidad y la satisfacción del cliente, y la certificación ISO 14001, la norma internacional de sistemas de gestión ambiental (SGA) que ayuda a la organización a identificar, priorizar y gestionar los riesgos ambientales como parte de sus prácticas de negocios habituales.

La renovación de estas acreditaciones muestra el compromiso de Iris Global de trabajar con un sistema de gestión que busca la excelencia en el servicio al cliente al priorizar la calidad, la eficiencia y la optimización de los procesos, así como la mejora continua en los servicios de atención a sus clientes y potenciales clientes, de cara a incrementar su satisfacción con los servicios prestados.

Asimismo, en materia medioambiental, la renovación de la acreditación muestra el compromiso de Iris Global en prevenir los impactos ambientales derivados de la actividad de su negocio, utilizando los medios necesarios para evitarlos, reducirlos o controlarlos; siempre, en equilibrio con la racionalidad socioeconómica y con una firme apuesta por la mejora continua.

Implementar un modelo de gestión alineado con estas normas tiene beneficios para la empresa, los clientes y, por supuesto, para todo nuestro equipo de profesionales, ya que consigue que todos sumemos esfuerzos en torno a unos objetivos comunes y transparentes”, subraya Carlos Ortiz, director de Procesos de Iris Global, quien considera que “cuando una empresa decide comprometerse con una cultura de calidad y de mejora continua, se encuentra muchas oportunidades y amenazas en el camino, y la forma en la que se afronten, teniendo en cuenta las fortalezas y áreas de mejora de la empresa, y las acciones que se determinen en base estos factores, serán factores decisivos en el proceso de crecimiento continuo”.

Para Iris Global, estas certificaciones ISO son esenciales para mantenerse alineada con una visión de mejora continua de la propuesta de valor en el servicio a través de la innovación y de una gestión diferencial basada en la excelencia y en el conocimiento del cliente, lo que permite a la compañía rentabilizar su infraestructura y saber-hacer para maximizar el valor.