Tecnología biométrica para el control del horario laboral

La tecnología biométrica se usa para el control del horario laboral.

La tecnología biométrica se usa para el control del horario laboral.Algunas de las soluciones que las empresas están implantando para llevar el control del horario laboral, obligatorio desde el pasado 12 de mayo, están basadas en tecnología biométrica.

La tecnología biomética permite validar la identidad de un empleado a través de su voz, su huella dactilar, sus facciones o su comportamiento. Gracias a sus altos índices de seguridad y a su facilidad de uso, la biometría puede convertirse en una herramienta muy potente para cumplir con la nueva regulación. Pese a que en España todavía existe un pequeño atraso con respecto a la adopción de tecnologías biométricas, según un reciente estudio de Nuance, el 74% de los españoles ya se sienten cómodos utilizándolas. Más de 400 millones de consumidores en todo el mundo realizan ya más de 8.000 millones de autenticaciones biométricas exitosas al año.

«La tecnología biométrica es el futuro de la autenticación. Las firmas personales, los PINs y las contraseñas son fáciles de replicar o falsificar, lo que supone un riesgo para las compañías que confían en estos sistemas. A medida que los usuarios se familiaricen con la identificación biométrica y las organizaciones la implementen, será más fácil para todos cumplir con la nueva regulación laboral y resultará en un impacto positivo tanto para trabajadores como para empresas», afirma Brett Beranek, director general de Seguridad de Nuance Enterprise.

Desde el pasado 12 de mayo, las empresas están obligadas a registrar diariamente la jornada de sus trabajadores y cuentan con un plazo de dos meses para adaptarse a esta nueva normativa. El objetivo de la nueva ley es medir la duración de las jornadas laborales y, por lo tanto, limitar el número de horas extra sin retribuir. Según datos oficiales del Instituto Nacional de Estadística (INE), los españoles ya han trabajado 5,67 millones de horas extraordinarias en el primer trimestre del año y, de estas, 2,6 millones no se pagaron.