El papel de la tecnología en el cumplimiento de la nueva directiva PSD2

El papel de la tecnología en el cumplimiento de la nueva directiva PSD2.El próximo sábado 14 entra en vigor la nueva directiva europea sobre pagos digitales (Payments Service Directive -PSD2-). Esta nueva regulación tiene como objetivo aumentar la seguridad con la que los ciudadanos europeos realizan operaciones online, facilitándoles un mayor control sobre sus datos. Para ello, a partir de ahora la identificación de los usuarios de banca online se basará en un sistema de doble autenticación, lo que quiere decir que tendrá que contemplar al menos dos de los tres factores disponibles en la actualidad. Y es en este entorno donde la tecnología puede jugar un papel esencial a la hora de ayudar a las entidades financieras a cumplir con lo que dicta esta directiva PSD2 y hacer más seguras las transacciones de sus clientes.

Sobre este tema, Marco Piña, director de Nuance Enterprise Iberia, ha recordado el importante papel que empresas como Nuance desempeñan con la entrada en vigor de la directiva PSD2. «El aspecto clave de esta nueva regulación es el concepto de Autenticación Reforzada de Cliente (SCA, por sus siglas en inglés). Para adaptarse a la ley, las compañías deben implementar al menos dos de los tres métodos de autenticación que funcionarán conjuntamente para identificar a un cliente: algo que sabes, algo que te pertenece y algo que eres. Las soluciones de Nuance permiten utilizar los tres métodos. Nuestra tecnología puede integrarse en apps móviles existentes y permite a nuestros clientes validar sus transacciones utilizando PINs (lo que conoces), notificaciones push (lo que pertenece) o biometría de voz, facial o de huellas dactilares (lo que eres). Si a una empresa le preocupa cumplir con la PSD2 y quiere reducir la fricción para sus clientes, debe evitar una validación basada en ‘algo que sabe’ el usuario. Los PINs o contraseñas pueden ser olvidados más fácilmente. En este sentido, la biometría de voz encaja a la perfección en este proceso porque los consumidores no necesitan recordar algo específico y pueden simplemente decir una frase para ser autenticados. Además, a diferencia de las contraseñas, su voz no puede ser robada por lo que es un método más seguro y rápido”, puntualiza Piña.

Hay que señalar que a pesar de que las entidades financieras han pedido una prórroga para su adaptación, la gran mayoría de ellas ya están tomando medidas para que la identificación de sus clientes cumpla con los requisitos de la directiva.