Algunas experiencias personales de lo que ha significado llevar el contact center a casa

Algunas experiencias personales de lo que ha significado llevar el contact center a casa.
Bárbara Morales es team leader senior en Transcom en el Servicio de atención al empleado.

Hoy tienen la palabra algunos de los agentes que han trabajado desde sus casas ante las dimensiones que estaba tomando la pandemia vivida, quiénes mejor que ellos para contarnos sus experiencias personales trabajando desde sus casas.

Si implantar la modalidad del teletrabajo ha sido un reto para las empresas, no se puede olvidar que también lo ha sido para los empleados de estas. «Lo que más me costó fue acostumbrarme a no tener cerca a mis compañeros, por el cambio en los hábitos de comunicación y la forma de relacionarnos«, señala Bárbara Morales, team leader senior en  Transcom en el Servicio de atención al empleado. Aunque reconoce que se pudo comunicar con fluidez y asiduamente con sus compañeros, y esto atenuó ese contacto físico.

En su caso, el puesto de trabajo lo instaló en el salón, frente a una gran ventana, lo que le permitía tener una buena iluminación con luz natural. «En general no me resultó difícil montar el puesto, pero si tuviera que señalar algo diría que lo más complicado fue organizar tanto cable por casa, en la oficina los puestos están muy preparados para ello y esta parte no se ve«, afirma.

Pero al margen de lo más o menos aparatoso que pudiera ser montar el puesto de trabajo, lo que sí parece evidente es que la situación ha marcado diferentes experiencias personales. En el caso de Bárbara Morales, la valora de forma muy positiva. «Es una suerte haber podido adaptar el trabajo a esta situación de una forma tan rápida. En mi situación particular, se trataba además de una necesidad personal porque tenía que cuidar a mi hijo. En este sentido tengo que decir que siempre ha habido una buena respuesta por parte de Transcom, no solo en lo relativo al teletrabajo, si no en cualquier adaptación que haya necesitado para poder conciliar mi vida laboral y familiar«, comenta.

Lo cierto es que cada uno de los casos que nos hemos encontrado son experiencias personales diferentes que cada cual ha vivido dando lo mejor de sí mismo. El ejemplo de Isabel Reyes, empleada de Konecta BTO, back up de coordinación del turno de noche en la campaña de Iberdrola, nos sirve para conocer lo difícil que ha sido para ella el descanso durante el día y el tratar de no molestar a su familia que dormía mientras ella trabajaba.

También reconoce que le ha costado la falta de trato directo con sus compañeros. “En casa es algo más complicada la comunicación de manera directa y del poder sociabilizar, pero es cierto que gracias a las nuevas tecnologías puedo relacionarme. Por otro lado, mis horas de sueño, son por la mañana, y al estar los niños en casa, resulta más complicado el descanso”, comenta Isabel Reyes.

(El reportaje completo, con más experiencias personales, se puede consultar aquí).

Noticias relacionadas