El uso de mascarilla no afecta a la verificación biométrica de VoiSentry, de Aculab

El uso de mascarilla no afecta a la verificación biométrica de VoiSentry, de Aculab.La actual pandemia que vivimos provocada por la COVID-19 nos ha obligado a cambiar hábitos en todos los aspectos de nuestra vida, uno de ellos es el uso de mascarilla para evitar la propagación del virus que la provoca. En una situación como la actual, donde se exige una mayor demanda de formas de verificación e identificación sin contacto, la biometría vocal puede ser un buen aliado. Pero para ello, hay que asegurar que efectivamente, aún usando mascarilla, esta no afecta a la capacidad de funcionamiento de la identificación y verificación biométrica por voz. Y eso es lo que ha demostrado la solución VoiSentry, de Aculab.

Recordemos que la huella vocal (la clave de cada individuo), se crea bien a través de la repetición por parte del usuario de una frase de acceso, o bien de forma pasiva a través de la conversación con los agentes de atención al cliente. Cuando un usuario desea acceder a un servicio con un sistema de biometría de voz, todo lo que tiene que hacer es hablar, y el algoritmo de IA de biometría de voz decide si el sonido de su voz en ese momento coincide o no con la huella vocal archivada, como una llave para una cerradura.

Parece lógico pensar que la mascarilla pudiera distorsionar el sonido del habla o atenuarlo en gran medida. Las mascarillas más eficaces, que crean un sello más hermético alrededor de la boca y la nariz, se espera que tengan un mayor efecto acústico sobre los sonidos del habla, y, por lo tanto, podrían afectar al proceso de verificación, ya que el sonido natural de la voz del usuario habrá sido modificado.

Además, la forma en que una persona habla a través de una mascarilla también es probable que cambie. Puede darse el caso de que los usuarios que la llevan tiendan a hablar con más claridad que sin ellas, ya que pueden ser conscientes del hecho de que no se les puede escuchar correctamente, cambiando así el sonido que se analiza a un nivel más fundamental.

Para entender este problema, en Aculab pusieron a prueba el algoritmo VoiSentry. Se creó una huella vocal sin mascarilla. A continuación, se usaron cuatro estilos diferentes de cobertura facial, uno tras otro, y se intentó el acceso. Los revestimientos faciales utilizados para la prueba fueron una mascarilla filtrante (FFP3), mascarilla de tela, mascarilla quirúrgica desechable y una bufanda de lana.

El registro de VoiSentry y la verificación inicial de la huella vocal se realizaron con un teléfono móvil y sin mascarilla. Se llevaron a cabo tres intentos de verificación con respecto a este registro inicial para cada cobertura facial. La distancia al micrófono, la dicción y otras variables se mantuvieron iguales, permitiéndose cierta variabilidad orgánica.

Las pruebas realizadas y que Aculab explica, aquí, en su blog, demuestran que VoiSentry no parece verse afectado por la presencia de la mascarilla.

También se hicieron pruebas con intentos deliberados de modular la voz, y la forma de decir la frase de paso, para probar la detección de ataques de presentación, o detección de impostores. Esto funcionó bien con todas las mascarillas, lo que demuestra que VoiSentry puede seguir confirmando la identidad de un hablante, incluso cuando lleva una mascarilla protectora.

(Aquí se puede leer el artículo completo donde se explican los pasos dados para este experimento).