¿Cuál es el futuro de los actores europeos en el panorama de las soluciones SaaS?

¿Cuál es el futuro de los actores europeos en el panorama de las soluciones SaaS?Entre la infinidad de actores que se reparten el mercado español de las soluciones SaaS (Software as a Service), únicamente una pequeña docena genera un volumen de negocio superior a los 50 millones de euros.

Actores norteamericanos, gigantes de Internet y pure players acaparan más de la mitad del top 10 de los proveedores de soluciones SaaS. El resto de las plazas están ocupadas por empresas europeas. ¿Acaso los proveedores europeos, dominados por estos mastodontes de gran crecimiento, carecen de expectativas de futuro? Esto implicaría obviar el componente experto y especializado de la actividad SaaS, denominado «vertical»: los proveedores europeos tienen todo a su favor para crecer si juegan con el desarrollo de los ecosistemas locales.

Un mercado con un gran crecimiento

Entre 2016 y 2019, el mercado europeo de las soluciones SaaS estuvo marcado por un crecimiento medio anual de un 6 %. El año 2020 no puso en duda el éxito de este modelo, más bien al contrario. La crisis sanitaria llegó incluso a acelerar esta tendencia: la Covid-19 impulsó a un 43 % de las empresas a agilizar la adopción de soluciones SaaS.

Las razones de este entusiasmo se encuentran en la pertinencia de las respuestas que las soluciones SaaS y, en general, el Cloud Computing aportan a las problemáticas de transformación digital de las organizaciones. Así, el modelo SaaS, basado en una suscripción y una distribución a través de Internet, ha superado el rendimiento del software On Premise, alojado y administrado por las propias empresas.

Entre los principales puntos fuertes del modelo SaaS, encontramos la ausencia de una gran inversión previa: el precio varía en función de los recursos y funcionalidades utilizados, así como del número de usuarios. El SaaS, multiweb por excelencia, también da respuesta a la necesidad de flexibilidad de las empresas: se benefician directamente y casi instantáneamente de las mejoras que ofrece el proveedor. En resumen, adoptar soluciones SaaS permite a las organizaciones cliente liberarse del yugo del mantenimiento, la instalación y el alojamiento, pudiendo así ahorrar tiempo, reducir costes y optimizar el control del presupuesto.

SaaS horizontal: un liderazgo extra-europeo

El mercado del SaaS «horizontal» o generalista está dominado actualmente por empresas no europeas. Estas últimas han construido su éxito a base de soluciones «soporte», diseñadas para responder a las necesidades transversales de las empresas: mensajería, videoconferencia, CRM y gestión de recursos humanos, presupuesto y tesorería.

Por tanto, las ofertas de los líderes del SaaS horizontal capitalizan las necesidades comunes de las empresas, independientemente de cuál sea su sector de actividad. Sin embargo, estas soluciones fáciles de usar y de mantener solo ofrecen opciones de personalización limitadas. Este mercado está completamente dominado por empresas como Google, la cual ha sabido ampliar su campo de competencia, así como por varios pure players del SaaS. El gigantesco tamaño de su mercado interior los convierte en referencias mundiales.

El SaaS vertical, una oportunidad para los proveedores europeos

En este contexto de dominación extra-europeo, quizás norteamericano, ¿qué perspectivas de desarrollo vislumbran los actores europeos del SaaS?

El hecho es que el segmento de los proveedores europeos presenta tanta fragmentación como dinamismo. Podríamos contar muchas más empresas editoras de SaaS.

El segmento «vertical» —de nicho— constituiría una vía interesante para estos proveedores.

¿La promesa de los SaaS verticales? Gestionar las necesidades de un sector de actividad específico: por ejemplo, programas de gestión financiera para la banca/aseguradoras o de tratamiento de informes clínicos electrónicos en el sector de la salud.

A pesar de que la heterogeneidad y la multiplicidad de los actores europeos representan un freno a la hora de la conquista horizontal europea e internacional, esta situación se corresponde con otra realidad del mercado: la multiplicidad de las expectativas de las empresas.

En estas condiciones, el SaaS vertical podría encarnar el éxito futuro de los actores europeos especializados en la ultra-personalización, listos para responder a las necesidades específicas de los sectores que busquen permanentemente agilidad, y sin dejar de tener presente que la fragmentación propia de este mercado (diversidad de idiomas, culturas y reglamentaciones) impone a los aspirantes multiplicar sus esfuerzos de marketing y comerciales. Las empresas europeas del SaaS podrían jugar su mejor carta si se basasen en su experiencia sectorial y su capacidad de innovación, especialmente en los sectores en los que ya se han introducido, como la Fintech, la salud o los seguros.

Y no hace falta decir que los proveedores europeos también poseen una ventaja enorme en materia de seguridad y protección de los datos: no están sometidos, a diferencia de otros actores extranjeros, a la aplicación de leyes extraterritoriales del tipo «Cloud Act». No obstante, es imposible avanzar solo: para prosperar en este mercado vertical, los proveedores deben tener una fuerte implicación en el desarrollo de los ecosistemas europeos.

(Frédéric Durand, CEO de Diabolocom)