Santalucía podrá reconocer a sus clientes por la voz

A partir de septiembre, Santalucía podrá reconocer a sus clientes por la voz.La compañía implementa un sistema de biometría de voz por el que podrá reconocer a sus clientes por sus voces, ofreciéndoles así mayor agilidad y seguridad en sus procesos y reduciendo el riesgo de fraude y suplantación de la identidad, con este sistema podrá recocer a sus clientes por sus voces.

El sistema de reconocimiento de voz de Santalucía analiza cientos de características únicas en la voz de las personas, determinadas tanto por aspectos físicos -tamaño y forma de la laringe o la cavidad nasal-, como de comportamiento – ritmo del habla o entonación- lo que lo hace más seguro frente a amenazas de fraude o suplantación de la identidad que otros métodos tradicionales de autenticación, donde se solicitan contraseñas (PIN) u otros datos personales como el DNI, el nombre del tomador de la póliza, u otro tipo de información en referencia a las pólizas de los clientes. La frase elegida como identificadora para reconocer la voz de cada cliente será: “En Santalucía mi voz es mi contraseña”.

La biometría de voz es uno de los métodos de autenticación más seguros”, explica Javier Campos, director de Desarrollo de Negocio de Santalucía. “Como resultado se ahorra tiempo y se agiliza y simplifica significativamente el proceso de identificación de la persona, lo que sin duda redundará en una mejora de la experiencia del cliente. Está comprobado que el grado de confianza de la persona aumenta cuando su interlocutor le reconoce por su nombre”, añade.

Además de los beneficios que aporta a los clientes, como mayor seguridad y mejor experiencia de relación con la aseguradora, el poder reconocer la voz del cliente ahorra tiempo en la gestión de llamadas, lo que redunda en una mayor eficacia del call center.

La implementación de esta tecnología, en línea con el Plan Estratégico Transforma 2020 de la aseguradora, que tiene como uno de sus pilares la transformación digital, se va a llevar a cabo en varias oleadas. En la primera, desde septiembre hasta diciembre de este año, se espera llegar a identificar con huella de voz a 50.000 clientes.

El 90% de los clientes prefiere la biometría de voz

Para la puesta en marcha de este servicio de atención al cliente, el Aárea de Innovación de la compañía ha trabajado en un proyecto de análisis e investigación con el fin de conocer las necesidades y preferencias de sus clientes respecto a esta tecnología. Entre las principales conclusiones destaca que el 85% de los usuarios están frustrados con los sistemas habituales de verificación con preguntas y el 90% han reconocido que prefieren la biometría de voz como método habitual de verificación.

Otras conclusiones que se desprenden del estudio es que las personas de mayor edad olvidan datos como el PIN u otra información personal, lo cual representa un obstáculo cuando quieren ponerse en contacto con la entidad. Por su parte, los clientes más jóvenes también muestran menor paciencia y desean estar cuanto antes en contacto con un agente para hablar con él en lugar de pasar por un sistema automático que les haga varias preguntas para confirmar su identidad.

Esta innovación demuestra una vez más el esfuerzo continuo que realiza la Santalucía por estar más cerca de sus clientes, incorporando soluciones y mejoras que se adapten a las necesidades y estilo de vida de las personas y que ayuden a la seguridad de sus datos personales”, concluye Javier Campos de la compañía.

En el proyecto han trabajado más de 60 personas de los departamentos de Tecnología y Operaciones, Desarrollo de Negocio e Innovación, además de Accepta, empresa del grupo asegurador responsable del call center. Para su implantación se han realizado diferentes prototipos y pruebas piloto, con el fin de adaptar al máximo esta nueva tecnología al proceso de reconocimiento y gestión de los clientes. Esta innovación supone un cambio radical en la gestión de clientes, adaptando la tecnología actual a los procesos de mejora de la experiencia de cliente y a su satisfacción.