¿Cuál es la realidad del teletrabajo en España en estos momentos?

¿Cuál es la realidad del teletrabajo en España en estos momentos?España tiene una escasa cultura del teletrabajo. A pesar de que las capacidades económicas y tecnológicas de las empresas permiten el trabajo en remoto, esta opción no acaba de asentarse en nuestro país principalmente por cuestiones sociales y culturales.Sobre esta realidad aportan su punto de vista con esta reflexión desde la consultora Prodware.

Los datos señalan que en 2019, solo el 3% de los empleados españoles trabajaba a distancia de forma habitual. En este porcentaje hay que incluir a los empleados de empresas que prestan servicios de atención al cliente. En esta actividad es una tendencia cada día más aceptada, ya que los resultados indican que los empleados que trabajan bajo esta modalidad aumentan su productivida un 20%.

Estas empresas tienen ya terreno ganado ante la alarma por la propagación de virus Covid-19 (Coronavirus), que ha reabierto el debate sobre las ventajas del teletrabajo.

Así, desde la llegada de los primeros casos de Coronavirus en España, las grandes firmas han estado desarrollando sus propios protocolos de actuación, instaurando el teletrabajo como medida contra la propagación del virus.

Desde compañías con una cultura del teletrabajo muy desarrollada como Microsoft, Google, Amazon o Facebook, hasta compañías más tradicionales como Bankia, Sabadell o Caixabank ya han adoptado estas medidas y han comenzado a plantearse cómo mejorar la eficiencia del trabajo colaborativo en remoto.

El trabajo colaborativo: más allá del trabajo en equipo

El cloud computing ha permitido desarrollar soluciones de movilidad en la nube, que posibilitan una mayor flexibilidad y disponibilidad de los datos y herramientas de la empresa. Esto se traduce en una mejora de la productividad, también en el ámbito del teletrabajo.

Gracias a estas herramientas digitales, cada día es más fácil trabajar únicamente con un ordenador con conexión wifi, pero la oferta de sistemas de comunicación para las empresas es tan amplia que en ocasiones es difícil escoger la que mejor se ajusta a las necesidades de cada compañía. Estas son algunas de las claves para hacer una buena elección:

– Facilidad de uso: contar con una interfaz sencilla y cómoda es clave para que la implantación sea útil para los trabajadores y puedan usarla estén donde estén.
– Agilidad y posibilidad de personalización: el sistema debe ser rápido y personalizable para adaptarse al trabajo en remoto y a cualquier circunstancia de la compañía.
– Integración: debe garantizar el acceso a la información de la empresa, los contactos, el calendario y las diferentes aplicaciones de productividad.
– Accesibilidad y movilidad: para poder conectarse desde cualquier lugar y cualquier dispositivo es necesario que la solución sea accesible.
– Seguridad: la protección de datos es crucial para preservar la privacidad de las conversaciones y la confidencialidad de los procesos.

La tecnología al servicio del teletrabajo

La comunicación del futuro es una realidad. Nuevas herramientas se han incorporado a innovadores sistemas de comunicación en la nube para aumentar las funcionalidades disponibles y poder trabajar de forma unificada con todos los sistemas tecnológicos de la empresa. Así, ahora es posible:

– Visualizar presentaciones en tiempo real y videoconferencias en HD con centenares de participantes.
– Realizar conferencias integradas con la red telefónica para participar directamente en una reunión desde el teléfono.
– Posibilidad de realizar llamadas nacionales o internacionales a la red telefónica desde la propia herramienta.
– Consultar, compartir y editar documentos de Word, presentaciones de PowerPoint y archivos de Excel en tiempo real.
– Tener experiencias de reuniones y llamadas más inteligentes en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo.
– Tener las funcionalidades integradas de seguridad, cumplimiento y administración que necesitan.

En este sentido, una de las herramientas de trabajo colaborativo más completas del mercado es Microsoft Teams. Esta solución cuenta con toda una capa de Inteligencia Artificial, que transforma la experiencia de llamadas y reuniones. Teams también evalúa y analiza la evolución de los procesos y realiza métricas sobre asistentes, herramientas, participación, etc. con el objetivo de optimizar los protocolos de la compañía.

Asimismo, una mejor comunicación contribuye a un mayor ahorro de tiempo, un aumento de la colaboración y una mejora de la movilidad, lo que también supone un beneficio en los análisis financieros.
En este sentido, un estudio realizado por Microsoft a empleados que utilizan la plataforma de colaboración mostró que su uso no solo permitía a los empleados ahorrar 1,5 horas por semana, sino que el ROI de la empresa aumentaba un 261%.

Por otro lado, el uso de la plataforma permite un aumento del 50% de captación de productividad lo que supone también un beneficio neto de hasta 6,4 millones de dólares.
El trabajo colaborativo, además, aporta diversas ventajas en las labores comerciales ya que permite cerrar más ofertas, llevar productos al mercado más rápido, reducir los costes operativos y agilizar las operaciones. Todo esto se traduce en un 5% de aumento de las ventas adicionales en un periodo de entre 2 y 3 años.

En definitiva, el teletrabajo es una opción de organización laboral que encaja al 100% con las tendencias y exigencias del mercado y que la tecnología hace posible. Quizás el brote de coronavirus consiga desterrar la cultura presencial y que las organizaciones apuesten definitivamente por el trabajo remoto siempre que sea posible.