Odigo fortalece su camino en solitario estrenando sede y programa de partners

Odigo fortalece su camino en solitario estrenando sede y programa de partners.Este año es especialmente importante para Odigo porque: se convierte en compañía independiente, estrena sede corporativa, incorpora novedades diferenciales en su solución y consolida su programa de partners y alianzas como uno de los pilares para su estrategia de crecimiento.

El ejercicio de 2021 se presenta prometedor para Odigo. Sus responsables quieren hacer patente lo que el pasado ejercicio destacaron de ella importantes consultoras internacional. Así, ISG y Gartner confirmaban el liderazgo y el carácter visionario de Odigo en el sector del Contact Center as a Service (CcaaS). Este espaldarazo es un importante resorte para que la compañía afronte el actual ejercicio con la vista puesta en su consolidación como líder en Europa y en su ambicioso plan de expansión internacional. Asimismo, en sus planes también se incluye continuar trabajando en el desarrollo de la tecnología más avanzada para que las grandes empresas puedan adaptar sus servicios de atención a las necesidades cada vez más exigentes de sus clientes.

Caminar en solitario

Para Javier Llosá, CEO de Odigo Iberia, arrancar 2021 como compañía autónoma e independiente era un paso necesario y obligado en su proceso de expansión internacional y de crecimiento. Así, explica que “como fabricantes de software que somos, necesitábamos mayor capacidad de inversión y más flexibilidad y agilidad, tanto desde el punto de vista del producto y su roadmap, como del de empresa como tal, y esta nueva etapa nos abre las puertas precisamente a todo eso”. El inicio de esta incipiente etapa y los nuevos retos y ambiciones que lleva consigo llegan acompañados de la inauguración de su nueva sede el pasado mes de abril.

Se trata de unas modernas y amplias instalaciones ubicadas en el centro de Madrid en cuyo diseño se han preocupado por reflejar los valores y la imagen que se quiere transmitir de Odigo como compañía abierta, flexible y muy avanzada tecnológicamente. Así lo explica Javier Llosá, que destaca que especialmente por las circunstancias vividas en los últimos meses, “era importante crear para nuestro equipo un entorno de trabajo fresco y saludable, diseñado para la comunicación y la colaboración, flexible y totalmente integrado con el teletrabajo. En definitiva, queríamos generar una buena experiencia de empleado. Y creo que lo hemos conseguido”.

(El reportaje completo se puede leer aquí, en el número 89 de Relación Cliente Magazine).